0
Alimentación complementaria y BLWNutrición infantil

¿Qué hacer cuando tus hijos no quieren comer verduras?

Ya no sabes qué hacer para que tu hijo coma verduras. Estoy seguro de que has probado de todo y siempre acabas con el mismo resultado, tus hijos apartan el plato porque no quieren ni probarlas, juegan con las verduras, pero no se las llevan a la boca o si consigues que las prueben, comienzan a hacerles asco o aparecen las arcadas.

No te preocupes, porque eso tiene solución. A continuación, te voy a dar algunos consejos para que puedas hacer que tus hijos incluyan poco a poco mayor cantidad y variedad de verduras en su dieta.

Puede que estés en el momento de introducir las verduras por primera vez con el inicio de la alimentación complementaria de tu bebé a los 6 meses o que tu hijo esté pasando por una etapa de rechazo. Esta etapa suele aparecer habitualmente entre los 2 o 3 años, pero no suele alargarse más de los 5 años, así que hay que tener paciencia, porque no va a durar toda la vida.

Independientemente de en cuál de estos dos momentos te encuentres, que tu hijo rechace las verduras es algo normal, pero debes tener en cuenta que cuanto antes introduzcas estrategias adecuadas para solucionar el problema, mucho mejor, ya que será más sencillo conseguir tu objetivo.

 

¿Por qué no quieren comer verdura?

De forma instintiva tendemos a rechazar los sabores nuevos que no nos resultan familiares, cuanto más diferente sea ese sabor y más intenso, mayor será el rechazo que podemos experimentar. Es lo que nos suele ocurrir cuando probamos productos de sabor fuerte que no son propios de nuestra cultura gastronómica como puede ocurrir con los chiles muy picantes, el jengibre o incluso cuando pruebas por primera vez el café.

Además, tendemos a tolerar muy bien los alimentos dulces, que recuerdan el dulzor natural de la leche y mucho peor los ácidos y los amargos. Por eso, cuando un niño comienza a introducir las verduras y las frutas, especialmente las frutas ácidas y las verduras amargas, comienzan a poner caras y suelen rechazarlos.

La gran mayoría de madres dejan de ofrecer una verdura si sus hijos la han rechazado un par de veces, porque llegan a la conclusión de que no les gusta. En cambio, lo que nos muestran algunos estudios es que debemos exponernos a un nuevo sabor unas quince veces para acabar familiarizándonos con él y aceptándolo. Por ese motivo no debes rendirte y seguir ofreciendo esa misma verdura una y otra vez. Eso sí, intenta variar la forma de preparación en la que se lo ofreces e intenta que tenga un aspecto apetecible. Tú más que nadie conocer los gustos de tus hijos y sabes cómo la aceptará mejor.

 

Cómo hacer que tu hijo coma verduras

Si tu hijo no quiere comerse las verduras, la solución no pasa por ofrecerle premios, ni por ponérselas de nuevo delante en la siguiente comida, ni por castigarle sin jugar y sobre todo no consiste en obligar a tus hijos a comérselas, ya que eso solo producirá como resultado aumentar su aversión por las verduras y que cada vez les tenga más asco. Se trata de ofrecer siempre, cada vez que tengas la oportunidad, pero nunca obligarles a comérselas.

Muchos padres optan por intentar engañar a sus hijos escondiendo y camuflando las verduras en los platos que preparan. Esta estrategia podría ayudarte a que por lo menos comiesen algo de verduras, pero es un arma de doble filo. Si tus hijos acaban descubriendo que has estado utilizando esta técnica, y créeme que lo harán tarde o temprano, comenzarán a desconfiar de cualquier cosa que prepares que pueda ser sospechosa de contener verdura. Así que no te recomiendo utilizarla, porque esta estrategia podría llevarte a que tus restrinjan todavía más su alimentación.

Si lo que quieres es que coman más verduras, lo primero que debes hacer es tener en cuenta sus gustos y preferencias personales. Estoy seguro de que hay algunas verduras que si aceptarán en mayor grado, pues abusa un poco más de esas y ve ampliando poco a poco la variedad. Puedes comenzar por aquellas que tienen un sabor más dulce como la calabaza, la zanahoria, la cebolla o el pimiento rojo, luego puedes utilizar aquellas que tienen un sabor más neutro como el calabacín o el pepino y posteriormente inténtalo con las que tienen un sabor un poco más fuerte o amargo.

Además, es importante que no les llenes demasiado el plato con una verdura que no han probado antes o que piensas que van a rechazar, porque si ven el plato muy lleno se agobiarán al pensar que se las tendrán que comer todas. Ponle solo un poco para que lo prueben y que poco a poco se vayan familiarizando. Ya incrementarás las cantidades un poco más adelante.

Puedes ofrecerlas condimentadas para que se disimule un poco su sabor o mezclada con otros alimentos que les gusten mucho como la pasta o el arroz, pero recuerda no ofrecérselas ocultas, si lo haces en una salsa o un guiso, puedes explicarle cómo lo has hecho y todo lo que contiene. Lo mejor es ofrecerlas habitualmente en un formato que los niños puedan reconocer y que puedan aprender qué sabor tienen, cuál es su tamaño, su color y su forma.

Otra forma de mejorar mucho su aceptación es darles a elegir, por ejemplo, preguntarles antes de realizar la comida: “¿qué prefieres comer hoy: arroz con guisantes y cebolla o con tomate y champiñones?”. Si lo eligen ellos, la probabilidad de que se lo acaben comiendo es mayor. Además, si los implicas a ellos durante la elaboración de la receta, todavía aumentan mucho más esas probabilidades, ya que estarán más gustosos de comer algo que han preparado ellos mismos.

Y lo más importante de todo, es que os sentéis a comer todos juntos a la mesa en familia y que tú seas un ejemplo de alimentación saludable para tus hijos. Si te ven comer verdura a ti en cada plato y ven que la disfrutes, tarde o temprano, ellos acabarán imitándote. En cambio, si tú no las pruebas, ya puedes olvidarte de que ellos las acepten gustosamente.

Espero que todos estos consejos que te he aportado te ayuden a que poco a poco tus hijos puedan incluir más verdura en el plato y que su alimentación pueda ser más variada y saludable.

Cuéntame en comentarios qué estrategia utilizáis en casa para que se coman la verdura. Me encantará conocer tus trucos y seguro que ayudarán a otros mamis y papis a lidiar con este problema.

Pablo Vidal - Dietista-Nutricionista

About Pablo Vidal - Dietista-Nutricionista

Soy Dietista-Nutricionista colegiado CV00882, especializado en nutrición infantil y familiar. Ayudo a madres y padres a que sus hijos coman bien

Leave a Reply

Abrir chat
Hola, soy Pablo Vidal, el Dietista-Nutricionista de Mi Hijo Come Bien

¿En qué puedo ayudarte?